Translate - Traductor

desde el Conurbano

desde el Conurbano
Periódico Mensual

Ahuyentamiento Palomas Murciélagos

Ahuyentamiento Palomas Murciélagos
Palomas de Plaza de Mayo pasta ahuyentadora

Gafas

Gafas
Optica Ortopedia Gafas

Dr. Helou

Dr. Helou

Mejor Postura

Mejor Postura
Almohadones Terapéuticos + Relax

COTIZACION DOLAR - EURO

Páginas vistas en total

han estado...

Flag Counter

sábado, 1 de agosto de 2015

Piden la extradición del cazador del león Cecil

Walter James Palmer (izquierda) El asesino de Ceci sonriendo perversamente
Las autoridades de Zimbabue han solicitado a USA la extradición de Walter Palmer James, odontólogo del que se desconoce su paradero, y quien mató a Cecil, el león más insigne del país.

A la izquierda, Walt Palmer, dentista estadounidense que mató al león Cecil. En tanto, Servicio Estadounidense de Pesca y Vida Silvestre (USFWS, por sus siglas en inglés) anunció este jueves que está investigando si la muerte del león Cecil fue parte de una conspiración para violar la ley de USA contra el tráfico ilegal de fauna. Además, se puso en marcha una iniciativa ciudadana para pedir a la Casa Blanca que Palmer sea extraditado a Zimbabue. En pocas horas, la petición consiguió superar ampliamente el umbral de las 100.000 firmas que obligan a que el gobierno dé una respuesta.

(Urgente24). En una rueda de prensa, el ministro de Medio Ambiente de Zimbabue, Oppah Muchinguri, ha instado a las autoridades "pertinentes a su extradición para que sea juzgado por los crímenes que cometió. Muchinguri, además, ha explicado que no se le detuvo antes porque cuando estalló todo el caso de Cecil ya había huido.

"Lamentablemente, ya era demasiado tarde para detener al cazador furtivo extranjero porque ya se había evaporado a su país de origen", ha afirmado el ministro, que ha añadido que "las investigaciones hasta el momento realizadas señalan que la muerte de Cecil es un caso de caza furtiva bien organizado y bien financiado para que fuera un éxito. Una situación que ha empañado la imagen de Zimbabue y ha aumentado todavía más la tensión entre Zimbabue y los EE.UU".

Según ha confirmado el ministro el proceso para su extradición ya ha comenzado: "Ya he consultado con Policía, que son responsables de la detención del criminal. Tenemos ciertos procesos que tenemos que seguir. La Policía debe dar el primer paso para comunicar la petición al Fiscal General que será quien se lo solicite a EEUU. Estos procesos ya han comenzado".

Walter James Palmer, un dentista afincado en Minnesota, acudió el 1 de julio a una cacería en la que contrató por 50.000 euros los servicios del cazador y guía profesional, Theo Bronkhorst, acusado de no impedir la muerte de Cecil. Palmer disparó, tras atraer con un cebo muerto al león fuera del Parque Natural de Hwange, con su arco y flecha, dejándole malherido.

La cacería
Según la versión de Theo Bronkhorst, el cazador profesional que guió a Walter James Palmer hasta el Cecil, el león más importante de Zimbabue, la noche del 01/07 salieron de caza el odontólogo estadounidense, el hijo de Bronkhorst, Zane, también cazador y socio de la empresa de guías Bushman Safaris Zimbabwe, el propio Bronkhorst y un explorador enviado por el propietario del terreno.

En una entrevista en el diario británico 'The Daily Telegraph' explicó que Palmer no sólo quería dar caza a un gran león sino que también le pidió la caza de un gran elefante. "Esto salió mal desde el principio", asegura este granjero, convertido en cazador por motivos económicos.

"No estaba previsto que la caza se llevara a cabo en los terrenos donde finalmente se hizo. En el último momento tuve que desviarme de la zona de caza unas 8 millas", agregó. 
La caza se llevó a cabo finalmente en la granja 'Antonieta', propiedad de Honest Ndlovu y limítrofe con el Parque Natural de Hwange donde residía Cecil. 

Ndlovu no ha sido acusado de nada, por el momento, a la espera de que declare para el Estado: su abogado ha apuntado a que probablemente se convierta en un testigo clave contra Bronkhorst en el juicio que comenzará el 05/08.

"Él (Palmer) sólo estuvo aquí unos pocos días. Disparó al león que quería disparar y pagó por el trofeo, que es el cráneo y la piel", dijo Bronkhorst, acusado de no impedir la muerte del felino: 1.000 euros y la entrega de su pasaporte es la fianza para evitar la cárcel.

"Salimos bastante tarde, cuando el sol estaba poniéndose, y encontramos el cadáver de un elefante que decidimos utilizar como cebo para la cacería", relató. "Después lo colocamos en un árbol camuflado entre hierbas y ramas, y esperamos (...) Lo primero que vimos acercase fue una leona y detrás de ella un gran león. Un magnífico animal".

"Alrededor de las 22:00, Palmer disparó con su arco y flecha contra el macho", afirmó el cazador-guía en su relato. En ese momento, él no pudo confirmar si Cecil había resultado herido, ya que las heridas producidas por un arco y una flecha son complicadas de valorar. 

Cecil huyó y ellos decidieron marchar a casa y regresar a primera hora de la mañana.

Esa noche, Bronkhorst empezó a dudar de si lo que habían hecho era correcto. Y es que, según él explica, no le gusta matar animales, ya que se dedica a la caza por motivos económicos al no poder mantener su granja. Aun así, este cazador montó la empresa de guías y cacerías profesionales hace más de 20 años.

"Perdí mi granja en 2000 y me veo obligado a cazar, pero sólo lo he hecho cinco veces en el último año. Me gusta llevar una vida tranquila", se lamentó Bronkhorst.

"Estaba muy preocupado por lo que había sucedido y por el león", dice. " A las 09.00 horas regresamos, y lo encontramos malherido, le rodeamos y el cliente le remató con su arco y su flecha". Fue entonces cuando se acercaron y vieron que el animal llevaba un GPS en su cuello. En ese momento, Bronkhorst se dio cuenta de que Palmer había matado a un animal protegido.

La versión de las autoridades de Zimbabue es distinta. Según ellos, el equipo de caza deslumbró a Cecil con su coche, Palemer le disparó, le siguieron dos días hasta que le encontraron moribundo y le remataron disparándole con un fusil.

Y los 2 cazadores intentaron arrancar el chip con GPS que la Universidad de Oxford había colocado en la piel de león para su estudio. 

Google+ Badge

Wikio

Wikio – Top Blogs
Se ha producido un error en este gadget.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Archivo del blog