Translate - Traductor

desde el Conurbano

desde el Conurbano
Periódico Mensual

Ahuyentamiento Palomas Murciélagos

Ahuyentamiento Palomas Murciélagos
Palomas de Plaza de Mayo pasta ahuyentadora

Gafas

Gafas
Optica Ortopedia Gafas

Dr. Helou

Dr. Helou

Mejor Postura

Mejor Postura
Almohadones Terapéuticos + Relax

COTIZACION DOLAR - EURO

Páginas vistas en total

han estado...

Flag Counter

domingo, 23 de agosto de 2015

Beneficios y riesgos de la Inteligencia Artificial

Varios científicos, filósofos y empresarios de renombre mundial se han manifestado al respecto de la IA, asegurando que su estudio y manipulación por ahora está en “buenas manos” pero se debe estar alerta para que no sea usada más que con fines positivos.

¿Qué es la IA?
La Inteligencia Artificial, mas conocida como IA, abarca los métodos para la percepción automatizada, el aprendizaje, la comprensión y el razonamiento informatizados, que se han convertido en algo común en nuestras vidas. Se vale para ello de ciencias auxiliares tales como la lógica, las matemáticas, la informática y la filosofía.

Cualquier sistema de inteligencia artificial que interactúa con la gente debe “razonar” sobre lo que las personas piensan, en lugar de llevar a cabo los comandos de manera literal. Un sistema de inteligencia artificial no sólo debe cumplir con un conjunto de reglas “precargadas”, sino que debe analizar y comprender si el comportamiento del ser humano que le da una orden, es probable que sea juzgado como "normal" o "razonable" por la mayoría de la gente. Debe también estar continuamente monitoreado interna y externamente para detectar comportamientos anormales, que pueden indicar errores, ataques cibernéticos o fallas en la comprensión de sus acciones.

¿Cuándo usamos IA?
Planeamos viajes utilizando los sistemas GPS que dependen de IA para decidir la mejor ruta a seguir, nuestros teléfonos inteligentes cada vez entienden mejor nuestro lenguaje, los algoritmos de IA detectan rostros mientras tomamos fotos con nuestros teléfonos y reconocen las caras de las personas cuando publicamos esas fotos en una Red Social y los buscadores de Internet se basan en una estructura de subsistemas de IA.

En un día cualquiera, IA ofrece a cientos de millones de personas los resultados de sus búsquedas: desde las predicciones de tráfico hasta la recomendación de libros y películas. La IA traduce idiomas en tiempo real y acelera el funcionamiento de nuestros portátiles adivinando lo que haremos a continuación. Varias compañías como Google, BMW y Tesla, están trabajando para proveernos de coches que pueden conducirse a sí mismos, con supervisión humana parcial o totalmente autónomos.
La IA en los hospitales ayuda a los médicos a comprender qué pacientes están en mayor riesgo de complicaciones y los algoritmos de IA son los que pueden hallar una “aguja en un pajar” entre los datos masivos que se poseen y reciben. Por ejemplo, los métodos de inteligencia artificial se han empleado recientemente para descubrir sutiles interacciones entre los medicamentos, que ponen a los pacientes en riesgo de sufrir efectos secundarios graves.

Algunas de las oportunidades más interesantes de la IA son los dispositivos que están permitiéndoles a los ciegos ver, a los sordos oír y que discapacitados y ancianos puedan caminar, correr e incluso bailar. A partir de un juego en línea se consiguió descubrir la estructura del virus que causa el SIDA en sólo tres semanas, una hazaña que ni las personas ni los ordenadores por separado podían alcanzar. Está demostrado que la IA puede explorar el Universo estrella a estrella, intuyendo cuándo es necesario aprovechar la experiencia de los astrónomos humanos.

El crecimiento de la eficacia y la ubicuidad de los métodos de IA también han estimulado a pensar en los riesgos potenciales asociados con la misma. Algunos plantean la posibilidad de futuros distópicos donde los sistemas de IA se conviertan en "súper-inteligentes" y pongan en peligro la supervivencia de la humanidad (al mejor estilo “Terminator”). Es natural que el avance de las tecnologías pueda desencadenar nuevas y emocionantes capacidades y aplicaciones y también generar nuevas ansiedades.

¿Cuáles son los riesgos de la IA?
En 1979 se creó en USA la AAAI (Asoc. para el Avance de la IA) cuya misión es doble: avanzar en la ciencia y la tecnología de la inteligencia artificial y promocionar su uso responsable. La AAAI considera que los riesgos potenciales de la tecnología de la IA deben constituir un escenario importante para la reflexión, la prevención y el avance. Si se prevén los riesgos, se pueden evitar

Uno de los problemas más comunes son los errores de programación en software de inteligencia artificial. Todos estamos familiarizados con estos fallos, que pueden hacer que se “caiga una red” y nos deje sin comunicación por horas. Sin embargo, la creciente complejidad de los sistemas de inteligencia artificial y su uso altamente funcional aplicado a automóviles de control, robots quirúrgicos y sistemas de armas, significa que debemos redoblar nuestros esfuerzos en la calidad del software.

Un segundo conjunto de riesgos son los ciber-ataques: criminales y enemigos están atacando continuamente nuestros ordenadores con virus y otras formas de malware. Los algoritmos de IA no son diferentes a los de otros programas y podrían ser vulnerados. La preocupación viene de la mano según el nivel de complejidad y dependencia de las funciones en las que se usa IA. En todas partes del mundo se fomentan y financian una amplia gama de proyectos de investigación de seguridad cibernética, orientados a dar a la IA las herramientas necesarias para que sea capaz de detectar y suprimir los ataques cibernéticos.

Supongamos que le decimos a un coche de auto-conducción que debe “llegar al aeropuerto lo antes posible" ¿El sistema de conducción autónoma pondrá el acelerador a fondo y conducirá a 250 km/h? Los mayores temores se centran en la perspectiva de tener que enfrentarnos a súper-inteligencias fuera de control. En todos estos casos el problema radica en que los seres humanos no han podido instruir correctamente al algoritmo de la IA acerca de cómo debe comportarse.

¿Qué se está haciendo para evitar esos riesgos?
En la última conferencia internacional de la AAAI, en Buenos Aires, se hizo público el contenido de una carta abierta firmada por centenares de referentes culturales y de expertos, como el filósofo Noam Chomsky, Elon Musk fundador de Tesla, el científico Stephen Hawking o Steve Wozniak cofundador de Apple, en donde instan a sus colegas de la industria y el mundo académico a unirse a ellos en la identificación y el estudio de los riesgos de la IA y en la búsqueda de soluciones para hacerles frente.

También hacen un llamado a los organismos de financiación de los gobiernos e iniciativas filantrópicas para apoyar esta investigación. Piden a la industria tecnológica que dedique más atención a la calidad del software y la ciber-seguridad, ya que cada vez dependemos de la IA en las funciones más críticas. Y recalcan que el control de los sistemas potencialmente peligrosos, no puede depender de algoritmos de IA, hasta que seamos capaces de tener un alto grado de certeza que éstos se comportarán de manera fiable, predecible y adecuada.  (http://www.innovaticias.com/)

Google+ Badge

Wikio

Wikio – Top Blogs
Se ha producido un error en este gadget.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Archivo del blog